20130805

La leyenda de los Cuatro Rumbos (ii)


Cuáles fueran las fuerzas que se originaron, nadie se ha atrevido a asegurarlo, pero dado que, al inmolarse, el Dios Único se proyectó en cuatro emanaciones, los teólogos conjeturan que fueron dos y dos, es decir, opuestas en su naturaleza individual a la vez que complementarias como totalidad. De la misma manera, se han asociado virtudes y temperamentos característicos a los hombres que siguieron el aura de cada Dios, poblando así los cuatro Rumbos de la Tierra. 

Sabiduría Pentathlónica